Aprovechando que las remolachas están baratas y que empieza a hacer frío, estrené el libro de recetas de Juliana López May, con esta sopa que me pareció rica y original.

Para hacerla poner en una asadera 1/2 kg de remolachas chicas, peladas, en cuartos, 1/2 kg de cebollas coloradas (también peladas y en cuartos), 2 dientes de ajo, 1 taza de aceto balsámico, 200 gramos de azúcar rubia (yo usé 3 cucharadas porque el aceto ya era muy dulce, 200 me pareció para una torta, no para una sopita). Tapan todo con papel de aluminio y lo hornean hasta que las remolachas estén bien tiernitas (a mí en hornito eléctrico al máximo me llevó media hora). Después procesan todo con sal y pimienta, y lo sirven tibio con queso crema.

El libro tiene además otras sopas (algunas originales, otras bien típicas, para los que estaban pidiendome más sopas) y es realmente muy lindo, con recetas muy sencillas, a veces de tres o cuatro ingredientes.  Yo lo quería desde hacía un montón de tiempo, pero la verdad es que me parecía caro ($140), porque yo casi nunca uso recetas. Cocino siempre a ojo.

Por suerte, el mío me lo regaló la bodega Nieto Senetiner,  que tiene una promoción súper piola y regala el libro a todos los que compren una caja de su nuevo vino Emilia (Malbec, Malbec y Bonarda, Malbec Rosé y Chardonnay). El vino sale más o menos $29, así que si compran seis (los guardan para cenas, para una fiesta, para llevar a un restaurante) a $174, el libro (que vale $140) va de regalo hasta que se agote. Se consigue en vinotecas (vayan a las más famosas) pero si quieren, pregunten en Facebook sobre la promoción para ver si tienen algún lugar cerca.