17.11.2015

7 secretos que te sacarán las ganas de comer fast food

Los locales de comidas rápidas esconden muchos artilugios que hacen que sus comidas se vean bien, estén siempre listas para comer y sean económicas Te contamos los más escalofriantes de ellos.


Hay varios motivos por los que elegimos comer en un local de fast food: la rapidez para ser atendidos, la posibilidad de ir en auto hasta el local (e inclusive pagar y consumir sin bajarse del asiento), el precio ultra competitivo de sus menús o simplemente porque nos gusta. Por es importante saber cómo se producen esos alimentos, cómo se cocinan y cómo se sirven. En muchos casos, hay normas de salubridad que no se respetan, la comida se prepara con químicos muy dañinos y se sirve con cantidades exageradas de sal y azúcar. A continuación, proponemos un repaso por siete horrores culinarios difundidos en las cadenas de comida rápida:

Los huevos que no son huevos
Mucho eligen locales de comida rápida para desayunar. Y uno de los clásicos matutinos en estos establecimientos es el sándwich que incluye huevo. Pero cuidado, en realidad no se trata de huevos, sino de una mezcla que contiene, además de huevos, glicerina, polidimetilsiloxano, y Silicato cálcico hidratado: químicos que se pueden encontrar, entre otros lugares, en la espuma de afeitar.



Papas fritas inmortales
A diferencia de la mayoría de los productos alimentarios del mundo, que tienen una fecha de vencimiento determinada y específicamente señalada, las papas fritas de McDonald’s parecen no tener fecha de expiración cierta. Es más, parecen no tenerla. Sí, porque una vez freídas, pueden pasar años y las papas de McDonald’s mantendrán su color, su aroma y su sabor intacto. 

La eterna espera de los Chicken Nuggets
En McDonald’s, los McNuggets puede permanecer listos durante horas a la espera de que algún cliente los ordene. En realidad, una vez cocinados, los nuggets deberían ser desechados después de un determinado período de tiempo, pero, en muchos casos, eso no ocurre y quedan a la espera en eterno. 

¿Y la parrilla dónde está?
En muchas cadenas de comida rápida, las hamburguesas tienen en su superficie marcas negras que son sinónimo de parrilla. Pero, ¿cómo pueden tener esas marcas, si en este tipo de locales no hay parrillas? La respuestas es tan simple como espeluznante: las tienen porque son agregadas artificialmente con colorantes antes de ser cocinadas.

Cuidado con las calorías de los milkshakes
Tiene sentido suponer que los milkshakes de las distintas cadenas tienen todos más o menos la misma cantidad de calorías. Grave error. De hecho, en muchos casos la diferencia puede ser grande. Por ejemplo: el Frosty de Wendy’s tiene 330 calorías, 8 gramos de grasas y 150 miligramos de sodio, mientras que el Triple Thick de McDonald’s, su directo competidor, tiene 530 calorías, 13 gramos de grasa y 330 miligramos de sodio.



¿De qué día es eso?

Cuando en las cadenas de fast food no especifican si sus productos son frescos o hechos en el día es porque probablemente no lo sean y hayan sido preparados hace mucho tiempo, demasiado. Las lámparas y los microondas que los locales tienen a disposición permiten reciclar la comida y mantenerla a una temperatura ideal por días. 

Ensalada no apta para la dieta
Muchos creen que al pedir ensaladas en lugar de hamburguesas están cuidando su peso. Lamentablemente, en este tipo de locales, también las ensaladas engordan. En muchos casos, contando los toppings, las salsas y los quesos, llegan a las 700 calorías.


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios