26.07.2010

8 bares para beber en soledad

¿Es necesario socializar todos los placeres? Aquí, las barras más apropiadas para acodarse, beber y meditar en silencio.


Esta nota es para vos, llanero solitario. Reíte de los que te tildan de amargo. No saben nada. Aquí, los mejores lugares para beber solo.


1. Plaza Bar

El Marriot Plaza es uno de los grandes refugios de la ciudad para beber en privado. Su ubicación, en el subsuelo del hotel, sin ventanas a la calle, iluminado siempre a media luz, con los sillones de color verde inglés y la barra de madera lo transforma en un espacio íntimo, seguro. Es, según la revista norteamericana Forbes, uno de los nueve mejores bares de hotel del mundo. Justamente, por su privacidad. Detrás de la barra está Gabriel Santinelli que, profesional, no habla de más ni de menos. A él se le debe pedir por ese Tom Collins, Old Fashioned o Perfect Martini. Saborearlo lento, tranquilo. Un sitio donde estar en paz consigo mismo y con el mundo.
(Florida 1005, Retiro / T. 4590-8973)

2. Gibraltar
Gran pub inglés, con muy buenos precios, y rica comida. Pocos tragos, siempre directos, pero importante selección de whiskies. Y eso es lo que uno puede ir a buscar allí. El lugar está lleno siempre, principalmente de extranjeros. Aquí la privacidad se da por efecto contrario. En medio del gentío, uno es apenas una cara más. Sentarse a la barra, pedirle a los chicos que atienden (de mala manera, con uno de los peores servicios de Buenos Aires, apenas superado por el de su par palermitano, Bangalore) un bourbon, un scotch... no importa qué. La música será buena, el ruido ambiente alto, nadie te mirará mal. Es mas, nadie te mirará.
(Perú 895, San Telmo / T. 4362-5310)

3. Chabres Bar de Tragos
Y sí, este lugar es perfecto para beber sólo. Para darle la razón a la sociedad y beber hasta perder el conocimiento. Su estructura interior se compone tan sólo por una larga barra de forma ovalada, sin lugar para reuniones sociales separadas por una mesa. A cargo del servicio está Oscar Chabrés, un bartender confiable que llamará al taxi cuando nos vayamos. Oscar llena a la perfección la imaginería que todos tenemos de un barman: si uno desea que le hablen, Oscar conoce historias para contar. Si uno quiere desahogarse, Oscar sabe escuchar. Es un buen lugar donde comprar una botella entera, y beber en calma toda la noche.
(Maipú 530, Centro / T. 4322-1542)

4. Clásica y Moderna
Verdadera librería con mucho autor de culto y de los otros dando vueltas. Más oscura que las nuevas palermitanas. Es imposible no recordar a Sabina bebiendo sus whiskies en las mesas del fondo. Allí, al abrigo de la calle, es el destino perfecto para beber unas copas de vino eligiendo lecturas acordes: autores como Bukowski, Hemingway o Malcom Lowry, los policiales negros norteamericanos de mediados de siglo pasado, y tantas otras páginas de la literatura mundial escritas con tinta de alcohol.
(Callao 892, Barrio Norte / T. 4812-8707)

5. Makena Cantina Club
Acá, como sucede tantas veces, lo de beber en solitario es una excusa. A Makena se puede llegar sólo pero en plan levante, para luego irse con alguien. Lugar palermitano joven, con shows de música en vivo. No esperen demasiado de los cocktails. Es para pedir tragos con gaseosa, como Gin o Vodka Tonic, Cuba Libre, y sus variantes. Deambulá por aquí y allí, bebé tranquilo, la noche es joven. Disfrutá ese momento sin presiones y cuando estés más entonado, andá en búsqueda de tu partenaire.
(Fitz Roy 1519, Palermo / T. 4772-8281)

6. Oak Bar
Otro cinco estrellas en la lista, en este caso es para ir, beber y fumar. Este bar hizo los deberes, y está permitido fumar en todo su perímetro. Incluso, vende habanos guardados en su humidor, en condiciones ideales. Es lugar donde desembolsar con confianza, pedir de un cognac VSOP para arriba, un buen puro y la vista al balcón que da a uno de los jardines más increíbles de la Recoleta. Este plan es tan bueno para hacerlo sólo, que llevar compañía es casi sacrílego. Un sorbo del brandy francés, bocanada de humo cubano, estrellas ciento por ciento argentinas. Lujoso y soberbio.
(Alvear 1661, Recoleta / T. 5171-1340)

7. Bar Plaza Dorrego
Un clásico porteño, en la esquina de Defensa y Humberto Primo. Lugar, es verdad, repleto de turistas cámara en mano, pero no por ello pierde autenticidad. Con su barra de madera, su suelo de mosaicos calcáreos blancos y negros en damero, las fotos de Gardel y Le Pera, sigue siendo un indispensable de la ciudad. Allí se va a beber cerveza o ginebra con hielo y soda. Sentarse, beber, y no olvidar llevar un diario o revista que tenga algo de “zurdaje”. Cerveza tras cerveza, por la ventana se puede ver parte de la mejor fauna de San Telmo. Una verdadera postal local. Eso sí, jamás ir un domingo. Ese día no se puede beber ni sólo ni acompañado.
(Defensa 1098, San Telmo / T. 4361-0141)

8. Tu casa
Finalmente, uno de los mejores lugares donde beber sin compañía, es el hogar. No te preocupás por cómo volver, por desmayarte o pasar vergüenza frente a otros. En tu propia casa, vos sos el amo y señor. Elegís la música adecuada, hacés tu propio cóctel. Puede ser un spirit straight, con hielo; puede ser vino o espumante, un vermú, lo que te guste. Según tu estado de ánimo. Es tiempo de encontrarse consigo mismo, y la botella oficiará de médium. Esto no es una apología del alcoholismo, pero todos deberían, una vez cada tanto, llegar al verdadero fondo del asunto. Enfrentar las cosas como son. Sentarse, con honestidad, a beber. En tu casa podés llorar y reír. Hablar fuerte o estarte callado. Escribir lo que pensás, hacer un poema que será seguramente pésimo. No importa. Es tu derecho. No permitas que te lo quiten.


Por Ignacio Rivera

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios