28.11.2017

Bares étnicos: el mundo escondido en una barra

¿Queres beber como en México o en Vietnam sin salir de Buenos Aires? Armamos un recorrido por las mejores barras étnicas de la ciudad, no te lo pierdas.


El panorama coctelero de BA es cada vez más variado, con bares y nuevas aperturas mes tras mes, pero muchas veces las fórmulas se repiten y los habitués de las barras se cansan del Negroni o el Old Fashioned de turno. Si formas parte de ese grupo, te proponemos visitar bares donde podrás descubrir clásicos reversionados de formas que nunca imaginaste y, sobre todo, donde abundan los destilados, técnicas y estilos de otros países.

430 / 四三〇 - Donde vive la coctelería asiática
Si todavía no conocés esta barra es hora de que la descubras. Ubicada en el subsuelo de un resto de ramen en pleno microcentro, es el reducto ideal para los amantes de las bebidas exóticas y en particular orientales (China, Japón, Corea). Muy bien atendida por Nicolas Constantin, apasionado de la cultura china y de sus sabores, es posible que esta barra tenga la colección más interesante de destilados asiáticos de la ciudad, incluyendo variedades de sakes, dos variedades de Shochus japoneses (Shōchū - 焼酎, una bebida japonesa dulce que combina fermentos de saque y otros mostos), su variante coreana el Soju, el exquisito licor de Ume (ciruela china macerada con shochu o sake y azúcar), Awamori (bebida tradicional de osaka), y Baijius y Huangjius de China que pueden probarse a pedido. 
A su vez los destilados sirven para los macerados y almíbares que forman parte de los cocktails. que se pueden degustar aquí, entre ellos se encuentran el Honkaku ($130) con Sake Dry, Malbec, Vermouth Dry (Carpano), almíbar de Wasabi, Brancamenta, el Sakura Spritz ($130) (¿quién quiere un Spritz estándar cuando podés probar esto?) con Sake Junmai, reducción de frutas rojas, espumante y splash de soda; o el clásico de la casa Ronin #2 ($130) con gin infusionado con menta, licor Ancho de Reyes, Campari, jugo de limón y arándanos. 
Y como si fuera poco planean incorporar una degustación (Asian Flight) con licor de Ume, Baijius, Sake y Sochu ($200 aporro) para los que se inician.
San Martín 430, Microcentro
 
 

Lekeitio - De tapas y tonics
Hace unos meses, en una casa reciclada entre Chacarita y Colegiales abrió sus puertas Lekeitio, un encantador bodegón vasco. Acompañando la completa y bien ejecutada propuesta de tapeo el lugar ofrece además una barra que se destaca. Como todo, dominar el arte de preparar un buen cóctel lleva su tiempo, su práctica y su maña. Por eso, si sos fanático del gin tonic, un trago básico en esencia, vas a apreciar la propuesta: una carta sencilla pero más que oportuna en a base de gintonics, clásicos, tragos de autor y sidra. 
Atendida con esmero por la barmaid Victoria Heymann (ex Ceviche, Isabel y otros), la carta ofrece la posibilidad de disfrutar tonics balanceados y perfumados de fiel estirpe vasca que transportan a otras tierras. Nuestros favoritos fueron el Lekeitio con gin Helmich D1313, cítricos y tónica, el Tónico Botánico con gin The Botanist, bitter de lavanda, cítricos y tónica, y el Mediterráneo con gin Mare, tomates Cherry, ramas de romero, y tónica. 
Simples, pero efectivos entre $150 y $250 según el gin. En la barra hay distintos tipos de Patxaran (aguardiente anisado proveniente de distintas regiones de España), gines europeos fuera de carta y sidra en botella. También hay cerveza artesanal tirada que se vende por pinta, caña y clara.
Santos Dumont 4056, Chacarita
 
  
 
Green Bamboo - Un paseo por el sureste
Con más de 15 años de trayectoria, este restaurant vietnamita no requiere presentación. Lo que tal vez sea una sorpresa para los comensales o transeúntes distraídos es que su hermosa y acogedora barra también funciona de maravillas, y que ofrece la opción de acodarse para tomar algunas bebidas y mezclas tradicionales del sureste asiático. 
La carta de tragos acompaña coherentemente a los platos procedentes de Vietnam con frutas, hierbas, especias, té y licores dulces.
Algunos de los brebajes que se pueden probar son el Negroni italo-asiático con vermouth dulce a base de sake, gin, campari y twist de naranja, o el Tan suave que pica, con sake, ancho reyes (licor picante), jugo de pomelo y almíbar. 
“Se intenta homenajear la identidad que las costumbres gastronómicas vietnamitas poseen, emulando su prolijidad, sus texturas, el uso de jugos frescos, raíces y sabores intensos. La propuesta, forma mixtura entre el paladar porteño y la cocina tradicionalista de vietnam”, explica su bartender Nicolas Paniagua (ex-Victoria Brown). 
Entre las bebidas típicas de la región podemos encontrar vino de arroz, licor de ume (ciruela), y cervezas de Japón, entre otros. Un plus, para cerrar una comida o la noche también hay café vietnamita servido de forma tradicional, es decir con helado de matcha.
Costa Rica 5802, Palermo
 
Mezcal - Una barra on fire
Si bien en los últimos años la comida mexicana fue encontrado su nicho y haciéndose un espacio en el paladar porteño, la barra estaba muy descuidada, con pocos bares para probar cócteles de inspiración regional, o inclusive, tomar una michelada como dios manda. 
Por suerte, Mezcal Palermo que ahora acaba de estrenar nueva carta by Mona Gallosi, inspirada en la Riviera Maya y el caribe, es un buen sitio para hacer alguna o todas estas cosas. Aparte de un seleccionado de mezcales para conocer y probar (incluyendo algunos clásicos como Montelobos y Unión, pero también 400 conejos, Marca Negra y Los Amantes, todos en promedio $150), hay bastarditas (mezcal, licores y frutas), variedad de tequilas, Cheladas (cerveza, limón y sal) y Miches (cerveza, salsa inglesa, tabasco y limón). Estas últimas preparadas con Cerveza Sol, característica de este país. 
Para el público que no quiere beber alcohol, hay margaritas y aguas frutales de Jamaica y otras a la orden del día. 
Entre los cócteles de estreno se destacan Be Tulum (José Cuervo, Campari, frutillas, lima y pimienta negra), Gin del Carmen (Beefeater, Mezcal, Manzana verde, pimiento amarillo, jugo de lima y tónica) y Cenote Cuervo (José Cuervo, Maracuyá, sal de gusanos y lima). Como para subir la temperatura o refrescar, según se elija.
Costa Rica 4502, Palermo
 
 
Tetuán - Dulces del Magreb
Cerramos con la propuesta de Tetuán, un brasero marroquí que con poco menos de un año ya se ha convertido en uno de los lugares más solicitados de Palermo por el público joven. Si bien la especialidad de la casa es la cerveza artesanal, que ofrecen en distintas variedades, también cuenta con una pequeña barra de despacho en donde el bartender Leandro Milán diseñó una carta que hace juego con los sabores exóticos planteados por el menú. 
¿Qué se puede tomar acá? La carta rota por temporada, pero los clásicos permanecen. Infaltables la Estrella de Tetuán, uno de los cocktails insignia de la casa, a base de leche, miel y tomillo (ron dorado, leche de frutos secos, miel, jugo de lima, tomillo y clara de huevo), y el Atai, una reversión del Mint Julep inspirado en la ceremonia de té marroquí (almíbar de té verde, whisky y menta). Una advertencia, todos ellos son dulces y muy especiados, lo cual puede ir bien con la comida, pero si tu paladar vira más al amargo o a lo seco y fuerte, mejor pedirte un clásico o algo más tranqui. Un Gimlet (gin, lima y almíbar de té verde), por ejemplo, no falla. Lo piola es que pese al pequeño espacio de la barra, aquí se le da un lugar igual de importante a la coctelería, con ciclos de bartenders invitados por donde ya han pasado figuras nacionales y algunas internacionales.
Ravignani 1780, Palermo

Por Laura Marajofsky

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dej� tus comentarios