10.12.2010

Baron B organizó el picnic más lujoso de la Argentina

Baron B, la marca de espumantes de alta gama, llevó a cabo el festejo más chic del año: un picnic fashion, ambientado como una campiña francesa.


La tarde en el Palacio Sans Souci parecía una postal parisina de algunos de sus célebres castillos. Los invitados conversaban bajo los últimos rayos de sol, mientras otros brindaban con Baron B, recostados sobre camastros blancos. Unas mantas dispuestas sobre el pasto, invitaban a sentarse sobre el césped para observar los movimientos. Los encuentros se sucedían con perfecta sincronía en el picnic organizado por la marca de espumantes Baron B.

El evento estuvo inspirado en los picnics franceses, (de donde se origina esta actividad) y de la ambientación se encargó el arquitecto Javier Iturrioz, que logró transportar a los concurrentes a la campiña francesa. Con el estilo de la Belle Epoque, dividió la escena en distintos sectores: desde uno más victoriano con muebles de jardín en hierro blanco, jardineras y hasta una cancha de petanque; otro más contemporáneo con cómodos sofás blancos, grandes camastros y hasta un ajedrez gigante; y uno más íntimo con sillones de ratán  y mesas blancas; todo lleno de fruteras y flores silvestres. En todo el jardín se distribuyeron lonas rayadas y mantas con almohadones para que la gente pudiera sentarse en el césped a disfrutar de la tarde-noche. Sobre ellas reposaban las bandejas de plata y de mimbre, un mix de lo cotidiano con detalles de lujo.

Entre los 250 invitados asistieron al evento anual de la marca Karina Rabolini, Dolores Barreiro, Evangelina Bomparola, Paula Colombini, María Socas, Philippe Deroy, María Belén Aramburu, Flavia Martini, Teresa Frías, Julio de Marco, Vanesa Kreth, Ana Rusconi y Julieta Spina.

El catering estuvo a cargo de Eat, y durante el transcurso del evento se bandejearon una amplia variedad de tapas. Algunos de los preferidos fueron el ceviche de salmón y los puffs de queso azul. También hubo varias opciones de Sweet finger food: macarrons de chocolate, cerezas con crema y menta, y rogelitos clásicos, entre otros.

Desde su caballete, el artista plástico Nahuel Vecino –ganador de la beca Kuitca– inmortalizó las escenas más casuales. Un acordeonista caminaba por los jardines ejecutando exquisitas melodías. Ya entrada la noche, Kevin Johansen, sorprendió con su banda The Nada y realizó un repertorio de temas de todos sus discos.

El picnic se extendió hasta la noche e incluyó dancing en la terraza del palacio. La magia llegó a su fin a la medianoche y todos comenzaron a despedirse, esperando volver a encontrarse el año próximo. Baron B los había sorprendido una vez más con una puesta casi teatral.

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios