01.12.2016

Cinzano rinde homenaje al oficio de la pesca

Con un documental, la marca destacó a los pescadores, quienes se embarcan diariamente con la esperanza de conseguir los mejores frutos que el mar brinda.


A lo largo del año, Cinzano dio a conocer una serie de cortos en honor a oficios tradicionales relacionados con la gastronomía que tiene una profunda raíz en la cultura popular argentina, como el hábito de tomar vermut. Luego de la soda, las conservas, los mozos y las pastas, llegó el turno de la pesca. La presentación del documental se realizó en Mar del Plata, lugar emblemático de esta tarea, y Planeta Joy viajó hasta allí. Te contamos todo en esta nota.  

“Ser pescador es ser un poco aguerrido. Es que te guste la aventura, la mezcla de miedo, adrenalina, emoción y satisfacción. A veces, desilusión, porque la pesca es así”. Con ese testimonio comienza el corto que la marca realizó para homenajear a la pesca.

Con palabras de trabajadores de diferentes lugares del país, el corto expresa cómo es este trabajo, sus sensaciones, cómo viven el pasar tiempo lejos de su familia y cómo le ponen el cuerpo a salir al mar o al río en busca de pescados y mariscos que los argentinos y el mundo disfruta en su mesa, casi sin saber cómo es la industria. 

Resulta imposible definir un único perfil del pescador argentino. Pero al visitar Mar del Plata, se  conoce un poco más sobre este oficio, ya que en la ciudad conviven los pescadores artesanales que realizan su labor en las típicas lanchas amarillas que están allí desde la llegada de inmigrantes italianos y españoles hace más de un siglo hasta grandes empresas de capitales multinacionales con barcos factorías. 

“En esta industria hay de todo. Empresas multinacionales, compañías mixtas, empresarios argentinos y varias empresas de China, que cada vez están más metidas”, contó a Planeta Joy Mauricio Rosat, socio gente de Frío Sur, un frigorífico que procesa 4.000 kilos diarios de pescados y mariscos en la ciudad bonaerense y luego reparte por el país con sus propios camiones. 

Sobre las tradicionales lanchas amarillas que enmarcan el paisaje marplatense, destaca que “son lo único completamente local y particular” y que “tienden a desaparecer porque no hay tantos pescados en las zonas hasta las que pueden llegar, ya que los pescan antes”. Sólo 30 continúan surcando el mar argentino. Con dos embarcaciones de este estilo comenzó Don José Moscuzza en la década del 20. Hoy, su familia es dueña de una gran empresa que lleva su apellido, tiene sus propios barcos y procesa más de 50.000 toneladas de producto e importa, principalmente, al mercado europeo.



Según la escora y la capacidad de cajones (la medida que se utiliza en el ambiente, que equivale a aproximadamente 30 kg de pescado entero y 25 kg de langostinos), el tamaño de la tripulación se modifica y va desde dos hombres hasta 60 personas. El capitán es el más importante, ya que es quien elije al primer pescador, al maquinista y a los marineros, encargados del trabajo duro. 

Ya sea para atrapar pescados de costa en pequeñas embarcaciones o para pasar una temporada siguiendo el camino de la merluza, los pescadores mantienen el amor por su oficio y por el mar. “Soy del mar. Para nosotros es más seguro estar acá que estar en tierra”, cuenta otro de los protagonistas del documental. En Mar del Plata, una radio es la encargada de anunciar los puestos de trabajo que surgen en cualquier momento del día, la encargada de avisar cuando finaliza la espera y cuando se vuelve a bordo.

 



Una peculiar avant premiere
Para presentar el tributo, Cinzano reunió a pescadores, periodistas e influencers de Mar del Plata en un típico astillero intervenido por el artista Alan Berrys, quien recreó un ambiente portuario rodeado por redes, boyas, y canastas de pescas que reflejaron el espíritu del oficio.

Por supuesto, el vermut dijo presente en la cita. Mesas con Cinzano Rosso y Bianco, soda y limón recibieron a los asistentes, quienes fueron los encargados de preparar sus aperitivos, mientras picoteaban salame, queso, porotos en escabeche y otras delicias que preparó Lele Cristobal, cocinero de Café San Juan y su equipo. 

 



Tras ver el documental titulado Pesca y Vermut, los 150 elegidos pasaron a las mesas comunitarias, en donde disfrutaron de una fresca ensalada de conservas de mariscos y morrones; arroz portuario, aliolí, y mejillones fritos, que los cocineros prepararon en el astillero; y de postre, cerezas al Cinzano. Por supuesto, todo maridado con frescos aperitivos que apaciguaron el calor propio de los últimos días de noviembre en la Costa argentina. Como es tradición de los pescadores al llegar al puerto, frente al río o al mar, un vaso con una rodaja de limón, vermut, soda y hielo, ¿qué más se puede pedir?



Por Mercedes Spinosa


comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios
más leidasmás comentadas