26.11.2014

Mishiguene: cocina judía en clave moderna

En su flamante restaurante palermitano, el chef Tomás Kalika ofrece versiones creativas de platos tradicionales de Europa Central y Medio Oriente.


En una de las zonas más paquetas de Palermo, a dos cuadras del Boulvard Cerviño, abrió este mes uno de los restaurantes más originales de Buenos Aires. Aunque muchos han probado las especialidades de la cocina judía centroeuropea y de Medio Oriente, como los knishes y los varenikes, acá le dan una vuelta creativa propia: traen a la mesa platos originales en un salón para 40 personas con un ambiente de cantina prolija, con algo de bullicio e incesante música klezmer de fondo. Un clima que, de noche, roza lo festivo. Buen lugar para salir con amigos o en familia.

“La idea es que nadie diga ‘esto es como lo que cocinaba mi abuela’”, explica Tomás Kalika, chef y socio del lugar junto con Javier Ickowicz, propietario de la cadena Nucha. Kalika, que hizo la mayor parte su carrera en Israel, propone reversiones de platos clásicos como el guefilte fish, que cocina a baja temperatura durante una hora y media y sirve con una gelatina de zanahorias y reducción de jrein casero. Las burekas, que en su versión original semejan una empanada de queso, vienen con queso de cabra y ricota y un huevo cocido a 60°.

 

Más allá de lo lúdico y creativo, lo importante es que los platos son ricos. ¿Más recomendados? El contundente Meorav Yerushalmi (achuras de pollo salteadas con mix de especias y cebolla confitada, servida sobre espuma de hummus y tahine) y el Cigarro de Marruecos (masa filo rellena de cordero). Atenti a la panera, que viene con pan pita bien esponjoso, bagels, jalá y pletzalej, pepinos en vinagre, hummus y mostaza en granos.

¿Precios? Los “platitos” (que son porciones individuales) cuestan entre 75 y 90 pesos. Los “platos”, entre 130 y 180. En total, el promedio ronda los $200 / $250. Para los mediodías de semana, hay menús ejecutivos a 125 pesos. 

MERCADITO
A partir de diciembre, en Mishiguene también vas a poder comprar algunas especialidades para llevar a tu casa ya que, en el frente del local, funcionará un pequeño almacén que venderá los mismos productos caseros que utilizan en su cocina: pepinos y pickles encurtidos, pastrón envasado al vacío, salmón gravlax, aceitunas Kalamata, tahine, hummus, farfalej y los mismos panes que van a la panera.



MENÚS
Además de pedir a la carta, una buena opción es optar por los menús degustación de 6 pasos, que incluyen un cocktail y un vino para acompañar cada plato ($390, o $320, sin vinos). Aunque si querés hacer la experiencia completa, podés pedir (con 24 horas de anticipación) la Chef Table y sentarte en una mesa para seis personas ubicada en la cocina del lugar. En este caso, definís de antemano qué platos y qué vinos vas a querer. Y te atiende el chef en persona. Todo por 600 pesitos.

Mishiguene significa “loco” en idish, dialecto utilizado por la comunidad judía de origen centro europeo. Por la creatividad de la propuesta, el nombre tiene bastante sentido.

Lafinur 3368, Palermo Botánico / T. 3969-0764. Abre de lunes a sábado, mediodía y noche. Domingos, solo mediodía.

Por Claudio Weissfeld

 

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios