28.12.2011

Vinos blancos pileteros: seis etiquetas perfectas para beber bajo la sombrilla

Calor, sudor y pileta son el combo perfecto para descorchar un vino blanco a última hora de la tarde. Te contamos cuáles beber y con qué acompañarlos.


Es verano. La temperatura y la sensación térmica son motivo de queja pegajosa y mal humor constante. Una desgracia para los que están en una oficina. ¿Pero qué con los que pueden pasarse las tardes tomando el sol a orillas de una linda pileta? A ellos les aconsejamos probar con estos vinos para cerrar el día. Y a los primeros le recomendamos que, aún sin tener la pileta, los prueben porque tiene frescura de sobra para bajarle unos grados al termómetro personal.

Tracia Chardonnay 2011 ($18)
San Juan merece mejor fama como productor de blancos frutados y fáciles de beber. Buena muestra de ello es este Chardonnay con tapa a rosca, que ofrece una aromática tropical y una boca de acidez moderada, pero con buen nervio. Todo a un precio inmejorable, cosa de que te quede margen para invertir en unas Pringles de cebolla y en un cuenco con olivas negras, regadas con una gotita de limón.

Las Moras Sauvignon Blanc 2011 ($20)
A la hora de cerrar un día bajo la sombrilla, lo que más necesita el cuerpo es una buena bebida fría y algo para picar. Si esa necesidad, además, se cubre con precios lógicos, el placer es doble. Y así llegamos a este blanco de Las Moras que realmente cumple el cometido de aportar ricos aromas cítricos y un plus refrescante perfecto para el paladar y sus circunstancias. Con un leberwurst, mostaza de Dijon y un poco de queso Mar del Plata, cerrás una tarde perfecta.

Santa Julia Torrontés 2011 ($25)
Es una curiosidad de la góndola. Dentro de los nuevos estilos de Torrontés, los mendocinos despuntan con un nuevo combo de  frescura y elegancia, lejos de los salteños que pueden resultar chillones, aunque siempre atractivos. Este blanco de boca envolvente y rica acidez ofrece el punto justo de equilibrio para una picada sencilla con queso Gouda y una bondiolita como la de Campo austral.

Lurton Pinot Gris 2011 ($35)
Si existiera en el diccionario la definición de “piletero”, debería figurar como sinónimo este vino blanco. Frutado de tal forma que emociona, en la boca se comporta como un blanco de ley, lejos de la solemnidad de la alta gama y más cerca del capricho, con una acidez refrescante y pícara que lo pone como fija para comerse un tostado de jamón, queso y mostaza con la malla mojada.

Telteca Roble Chardonnay 2010 ($36)
Ubicado entre los mejores vinos de argentina para la Guía de Vinos Austral Spectator, este blanco lleva lejos la ecuación precio calidad para el segmento: con una aromática en la que el roble funciona como un buen condimento a las frutas, en boca despliega su buena acidez que aviva los matices de vainilla y sabores cítricos. Con una pizzeta en la terraza del club, será mucho mejor aún.

Goyenechea Centenario Sauvignon Blanc 2011 ($40)
El sur mendocino parece haber despertado de una larga siesta, ya que este año pusieron en el mercado algunos vinos fuera de serie, como este Sauvignon que, citando a la colega Elizabeth Checa, “no maracuyea” como es ya frecuente exceso. La va de cítrico, con una aromática moderada pero elegante. Al paladar vibra como la cuerda de un arco y no pierde ni por un segundo la armonía.

Por Joaquín Hidalgo

comentarios

Los comentarios y opiniones enviadas a este espacio de expresi�n, son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Groser�as, acusaciones sin fundamento e insultos ser�n eliminados por el moderador. Al dejar su comentario el usuario acepta recibir nuestro newsletter y autoriza a Planeta JOY a incorporar su mail a su base de datos.

Dejá tus comentarios

más leidasmás comentadas